Orden de aplicación de la rutina de belleza.

Hoy os cuento cual es la aplicación correcta y la frecuencia de los productos de cuidado diarios, para que no os liéis y os resulte sencillo.

APLICACIÓN DIARIA:

Limpiador facial: El primer paso y más importante es limpiar y desmaquillar la piel del rostro y que esté preparada y limpia para recibir el resto de productos.

Es muy importante hacerlo dos veces al día, tanto por la mañana como por la noche. Sobre todo, antes de acostarte asegúrate de haber eliminado todo el maquillaje y la suciedad acumulada durante el día, es por la noche cuando la piel realiza sus funciones vitales.

Existen diferentes productos de limpieza: leches limpiadoras, mousse, geles, jabones, bálsamos, etc. Incluso existen dispositivos o maquinitas para uso en casa, que nos facilitan y potencian la limpieza.

Prometo un post súper interesante hablándoos del que yo utilizo y con el que estoy maravillada.

Tónico o bruma hidratante: Aplicar tónico después de la limpieza es un paso importante porque equilibramos el ph de la piel e hidratamos. Termina de limpiar algunos restos de suciedad que no haya podido limpiar el limpiador, cierra los poros y deja la piel del rostro preparada.

Existen productos de reciente aparición como las brumas que son súper agradables y beneficiosas para la piel y que aportan un montón de beneficios a nuestra rutina. Os dejo un enlace de unas brumas que me encantan de la firma SeaSkin Cosmetics “Bebloom Neroli”

Sérum: Los sérums poseen una concentración de activos más alta que cualquier otro cosmético, hidratan en profundidad y tienen diferentes propiedades según la tipología. Lo ideal sería aplicarlo dos veces al día pero, si solo quieres hacerlo una vez, mejor por la noche, que es cuando la piel necesita un tratamiento más intenso.

Crema hidratante: Por supuesto, el sérum jamás debería sustituir a la crema facial hidratante, aplícala siempre dos veces al día. Y, por la mañana, recuerda que tu crema debe tener factor de protección solar, que nos va a proteger la piel del rostro durante todo el año, es la mejor manera de prevenir el envejecimiento prematuro.

Contorno de ojos: como ya sabemos, la piel de la zona del contorno de ojos es una de las más sensibles, no solo del rostro, sino de todo el cuerpo. Por eso, debes tratarla con productos específicos que la cuiden. Por la noche, utilizaremos un contorno que sea más concentrado, para conseguir una hidratación más profunda.

APLICACIÓN UNA VEZ POR SEMANA:

Exfoliante: El exfoliante, tanto de rostro como de cuerpo, tiene grandes beneficios si lo utilizamos una vez por semana. Consigue que nuestra piel esté más suave y lisa, elimina las células muertas e impurezas que hay en la piel y ayuda a que la piel está más luminosa e hidratada.

Mascarilla facial: Además de nuestros cuidados diarios, podemos aportar un extra a nuestra rutina con alguna mascarilla facial que cubra necesidades concretas del rostro: vitalidad, efecto antiedad, anti imperfecciones, nutritiva, de limpieza, hidratantes, etc.

Aquí tenéis el paso a paso y la frecuencia del uso de los productos cosméticos, espero que os haya servido de gran ayuda y os sirva como pauta de cuidados para el día a día. Pero como siempre os digo, si necesitáis más ayuda no dudeís en escribirme un comenatario o un mail a mi correo Vanesa Martín.

 

OTROS ARTÍCULOS QUE OS PUEDEN INTERESAR:

-Cosmética antipolución que te protege frente agentes externos y contaminación

-Qué debemos evitar en el ducha para cuidar nuestra piel