Buenas tardes Beauty Chic Lovers! Que ganas tenía de contaros cositas nuevas y es que poco a poco todo llega. En primer lugar, daros las gracias por leerme y por seguirme en las redes sociales.

Cada día estoy más feliz y contenta con mi Blog, me encanta escribir, me relaja y me apasiona porque me permite hacer mi vida y sobre todo compatibilizarlo con mi hija Daniela, que es mi prioridad número uno. Poco a poco, el blog va cogiendo fuerza y día a día van aumentando las visitas y gracias a eso hay una mayor visibilidad y ya me están contactando firmas y empresas importantes.

En el post de hoy os quiero hablar de la importancia de pequeños actos, que a veces incluso realizamos a diario y a los que debemos prestar atención porque pueden ocasionarnos manchas en la piel.

Con la temporada de playa y piscina ya en nuestro día a día y con la aplicación diaria y constante de nuestro protector solar  ¿sabes que hay gestos cotidianos que nos pueden provocar manchas aunque usemos el fotoprotector?

También quiero hacer bastante hincapié en que la exposición al sol o la radiación ultravioleta (UV) es el principal factor de riesgo de la mayoría de los cánceres de piel, y la principal causa del envejecimiento prematuro de la piel. Para que tengáis más datos la luz solar es la principal fuente de radiación ultravioleta, por lo que las personas que se exponen mucho al sol tienen mayor riesgo de padecer cáncer de piel.

Para entender bién como afecta la radiación de sol sobre la piel, conviene saber que existen tres tipos de rayos UV:

-Rayos UV A: Envejecen las células de nuestra piel y pueden ocasionar daños en el ADN de dichas células. Éstos rayos están asociados al daño de la piel a largo plazo, por ejemplo las arrugas. También son los causantes de algunos tipos de cáncer de piel.

Rayos UV B: Tienen más fuerza que los rayos UVA y por ello pueden dañar directamente el ADN de las células. Son los principales rayos causantes de las quemaduras solares.

Rayos UV C: Son los que más energía tienen de los tres, pero no penetran en nuestra atmósfera y no están en la luz solar.

A continuación os detallo algunas acciones cotidianas o muy normales, que pueden producirnos manchas en la piel, seguro que algunas ya las conocíais, pero algunas otras os sorprenderán…

1. No te depiles ni tampoco te arranques el vello de raíz si vas a tomar el sol:

Mucha precaución y cuidado sobre cómo y cuando te depilas, porque este acto tan básico puede irritar el folículo piloso, y de esta manera estarás animando a los melanocitos a generar melanina y pigmentar la piel de la zona. Si te depilas, no debes tomar el sol al menos durante 48 horas (2 días) sin utilizar crema con un factor de protección SPF 50, y repetir la aplicación cada 2 horas.

2. No extraerse ni manipular granos o espinillas:

Estaréis pensando que el simple hecho de extraer o manipular una espinilla o grano no tiene mayor consecuencia, pero siempre existe una excepción. ¿Sabes cual es el motivo por el que este hecho puede ocasionar una mancha? Pues es muy sencillo, mientras intentamos eliminar el granito o la espilla en cuestión, estamos agrediendo y estimulando la actividad de los queranocitos. Estamos provocando una pequeña infección, incluso rompiendo capilares. El resultado de todo esto, puede ser una mancha, incluso una cicatriz que en muchos casos, también termina en mancha.

3. Depilación láser y sol, no son compatibles:

Seguro que estaréis de acuerdo conmigo en que el láser es uno de los mejores inventos en cuestión de belleza, tanto para depilarnos, como para tratamientos de rejuvenecimiento. El láser es un estímulo total de la melanina, el calor que produce este aparato, estimula las células de la piel, y aunque produce muchos beneficios, no es compatible con el sol, por lo que debemos extremar la precaución antes y después de cada sesión.

Mi consejo como experta es que durante los meses en los que el sol está más fuerte, presindir o suspender todos los tratamientos con láser, mi opinión es que es mejor prevenir que luego curar

4. Precaución con perfumarte antes de tomar el sol.  Puedes provocar una reacción fototóxica y, como consecuencia,un exceso de melanina y pigmentación. Incluso sin tomar el sol de manera directa, al exponer tu piel a la luz ultravioleta  después de perfumarla se produce una reacción similar a una quemadura.

5. Vitamina A y retinol aliados de invierno. Son magníficos exfoliantes y nos ayudan a cerrar poros y minimizar arrugas pero mucha precaución con utilizarlos en verano, porque el efecto peeling que realizan genera una nueva piel, que es más sensible, con menos defensas y más expuesta a cualquier alteración. La consecuencia más frecuente puede ser manchas, incluso cuperosis. Lo ideal será este tipo de tratamientos, realizarlos en los meses de invierno, que la actividad de las radiaciones del sol es más suave y menos dañina.

6. Cuidado con algunos medicamentos y anticonceptivos:

Se trata de agentes foto tóxicos  que producen hiper pigmentación. A veces pueden llegar a producirse incluso quemaduras solares y reacciones extrañas en la piel, sucede porque, en la mayoría de las ocasiones, contienen ingredientes foto activos.

7. Alimentos que nos pueden jugar una mala pasada:

Si has utilizado perejil, ajo o lima, procura lavarte a conciencia las manos, después de tocarlos porque contienen una sustancia inofensiva para la piel salvo cuando entra en contacto con los rayos ultravioleta, se llama psoraleno y en estos casos, se convierte en nuestro enemigo.

8. Cuidado con el uso de toallitas húmedas:

Ten precaución y mira bién la etiqueta, asegúrandote de que no contienen aceite de bergamota, porque este es sensible a la luz del sol.  Especialmente si aparece junto a otros aceites esenciales fotosensibles. Se recomienda usarlas solo por la noche o déjalos para el invierno. El mismo efecto tiene el  uso de otros derivados de los cítricos y con la rosa mosqueta, especial atención con éllos porque son fotosensibles.

9. No utilizar desodorante si vamos a estar expuestos al sol:

Muchos contienen ingredientes fotosensibles. Y aunque se aplica en una zona de difícil exposición solar, siempre puede afectar si en algún momento nos llega a dar el sol.

10. No te confíes aunque el día esté nublado:

Muchas veces pensamos que porque el día esté nublado, nos podemos descuidar y esto es un error muy común que nos puede ocasionar algún disgusto, éstos días la radiación disminuye únicamente un 30%, como la sensación de calor es menor, aguantamos más tiempo expuestos y esto puede ocasionarnos quemaduras o problemas mayores . Consejo importante: seguir aplicándonos nuestro protector solar y de manera continuada ( cada 2 horas aproximadamente)

11. No usar el maquillaje como protector solar :

Existen muchos maquillajes que contienen factor de protección solar, pero habitualmente no suele ser muy alto por lo que no podemos usarlo como un protector solar al uso. Además si nos exponemos al sol directamente cuando estamos maquilladas ya que se puede producir una irritación o inflamación de la piel e incluso la piel puede coger distinta tonalidad según las diferentes zonas.

Espero que os haya gustado y que os sirvan de gran ayuda, recordad siempre que la piel tiene memoria celular y va memorizando todo lo que le hacemos.

 

OTROS ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

-Sorpréndete: el exceso de calor sobre la piel, envejece

Mi último descubrimiento para cuidarme: Shots funcionales